¿Es posible como trabajadores “dejar los problemas de casa en casa”?

La ciencia del estrés y las encuestas a nivel mundial dicen que es: IMPOSIBLE.

Cuando te enfrentas a un problema en cualquier área de tu vida, tu cerebro generará la misma reacción: se movilizará tu energía a través de la segregación de hormonas como el cortisol y la adrenalina… Y para las partes más primitivas de tu cerebro ese asunto se volverá PRIORIDAD. A través de imágenes, pensamientos, recuerdos, sensaciones tu cerebro se encargará de recordarte una y otra vez que hay un asunto grave (o al menos así lo interpreta él) y que requiere atención ¡ya!

Puedes estar en tu trabajo y escuchar música, hablar con tus compañeros del asunto, intentar distraerte, recordarte cuánto es importante que tengas un buen desempeño… Pero tu cerebro te ayudará a recordar a cada momento que hay algo que amenaza tu seguridad. Si tuviste una discusión grave con tu pareja, la junta en la que te encuentras, el proyecto que tienes en manos se vuelve secundario. La amenaza a tu seguridad y bienestar emocional se vuelve prioridad # 1.

La única solución al “presentismo laboral” -tener el cuerpo en el trabajo y la mente en casa- es ¡resolver el estrés! Conocimiento es poder.

Reconoce los estresores, reconoce exactamente cómo te afecta esa situación y elabora un plan de acción sencillo para afrontarlo. Relajarte puede ayudar, pero finalmente lo que necesitas es afrontar. Detener los patrones de respuesta de estrés.